Buscador

MNP recomienda establecer plazos específicos para la desinstitucionalización de niñas, niños y adolescentes

 

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) recomienda evitar exponer a mayor vulneración de su derecho a una vida digna a alrededor de mil niñas, niños y adolescentes que hoy se encuentran institucionalizadas en 15 hogares pendientes de transformación en su modelo de abrigo, cuyo cierre implicaría el desamparo de los mismos. Para el efecto propone plazos específicos para que las entidades se ajusten a las disposiciones de ley.  

En el marco del estudio de la modificación del artículo 116 de la Ley N° 6486/2020 “De promoción y protección del derecho de niños, niñas y adolescentes a vivir en familia, que regula las medidas de cuidados alternativos y la adopción”, el MNP elevó un dictamen a la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Senadores, basado en sus hallazgos en los monitoreos de hogares abrigo realizados a partir del inicio de su labor en 2013.   

El MNP recomienda hacer lugar a la modificación de la Ley de referencia, estableciendo que los hogares abrigo de tipo institucional que se hallan en funcionamiento deben convertirse a la modalidad de acogimiento familiar o abrigo residencial en “un plazo razonable de 12 meses, con la obligación de que las entidades presenten en un plazo de 2 meses (a partir de entrada en vigencia de la ley) un plan de transformación, e iniciar el proceso de cierre de aquellas instituciones que no presenten la documentación indicada en tiempo y forma”.

Para el MNP, a la hora de analizar cualquier medida con relación a niños, niñas y adolescentes, se debe tener en cuenta que el principio de interés superior de NNA tiene sus indicaciones para determinar el alcance en materia de aplicación en la definición de la medida de abrigo, para mantener su carácter excepcional (cuando ya no existe otra posibilidad).  

La Ley 6486/20 establece que, cuando la niña, el niño o el adolescente se encuentren en situaciones que señalan la necesidad de protección o apoyo, se aplicarán como medidas: el abrigo residencial, que es el cuidado alternativo asumido por una unidad ejecutora, encargada de la protección de un grupo reducido de hasta seis NNA, en un modelo de similar al de una familia; o la guarda del niño en una familia acogedora, que son las personas que integran la familia ampliada, del entorno afectivo cercano o terceras personas no parientes que asumen el cuidado de uno o más NNA, dispuesto por guarda judicial; habilitadas por el MINNA. 

Según datos del MINNA, existen 40 entidades de abrigo a nivel país, de los cuales 25 dieron cumplimiento a la transformación de modalidad bajo vigencia de la resolución 635 del 2015, que aprueba el reglamento de cuidados alternativos de NNA en programas de acogimiento familiar; solo 15 entidades no aplicaron al proceso de transformación señalando como dificultad la falta de presupuesto, y sobre las mismas no se tiene mayor información (fecha de creación, fecha se inscripción, cantidad de NNA, y tiempo de permanencia en los hogares). 

Conforme datos del monitoreo del MNP, el 20.6% del total de NNA que viven en instituciones tiene entre 0 y 8 años, se institucionalizan en un promedio de 5 años y la mayoría de los hogares abrigo son iniciativas particulares (escasa e inexistente inversión pública). 

Entre los principales hallazgos del MNP: la aplicación del abrigo como primera medida y consecuente pérdida de su condición excepcional; la falta de políticas de fortalecimiento familiar; falta y superposición de equipos técnicos que aborden los motivos de la separación; intervención de diferentes equipos y órganos no articulados; taita de equipos y políticas que aborden los motivos de la separación; medidas de abrigo emanadas de autoridades no competentes y no se ve al niño como centro de la intervención.